Leer antes de comenzar

¡Hola! ¡Bienvenidos a Viajando Lento!

En este momento están leyendo un blog personal: de historias de viajes y de reflexiones de vida.
Decidí hacerlo porque creo que es bueno compartir lo bueno y viajar es bueno siempre. Decidí hacerlo para acercarme a la gente que dejo atrás. Decidí hacerlo para que otros se motiven a viajar. Decidí hacerlo porque escribiendo me expreso mucho mejor. Decidí hacerlo porque quiero compartir mi historia y porque sueño con que algún día podré viajar para escribir y escribir para viajar.

Los invito a leer antes de comenzar a pasear por aquí.

leer antes de comenzar

Visitando un templo budista, en Bangkok, Tailandia – Junio 2016

El objetivo principal de este blog (lo que leerán repetidas veces en mis entradas) es ir demostrándole a mis lectores que si yo puede cumplir mi sueño (de conocer el mundo) cualquiera puede hacerlo. Digo “yo pude” con todas mis dificultades: porque soy lo más miedosa y llorona que hay. Hasta ahora soy muy poco independiente.

Además, soy una persona normal de clase media: pagaré durante años eternos mi crédito universitario, me muevo en micro y metro, trabajo 9 horas diarias marcando tarjeta de entrada y salida… y NO soy millonaria. No me gusta que digan: “ah, qué fácil su vida, deja botado un trabajo por irse a viajar; debe ser de familia rica, obvio que los papás le pagan las aventuras por el mundo”. Todo lo que tengo y lo que he vivido me lo he ganado con esfuerzo, buscando las oportunidades y estando en el lugar correcto en el momento preciso.

También, como segundo objetivo de este blog, quiero contarle al mundo que sí se puede ser mujer y viajar sola. Creo profundamente que la gente es buena por naturaleza, y por eso voy profesando la confianza entre las personas. Me duele que el mundo viva con miedo. Me molesta que nos hayan enseñado a desconfiar a priori. Con este blog y con mis viajes voy a demostrar que el mundo es un lugar amigable para vivir.

leer antes de comenzar

Maras Moray – Perú – Mayo 2014

El Blog.

El blog se llama Viajando Lento porque es la forma en que me gusta viajar (y por lo que destaca mi personalidad también). Me gusta moverme lento. Me gusta disfrutar cada momento con tranquilidad. Me gusta tirarme en el pasto/cama/suelo y mirar la nada pensando en nada. Me gusta andar lento porque así conozco mejor, porque así siento mejor, porque así vivo mejor.

No voy a mentirles: no soy de esas que desde niñita admiraba el mundo, pintaba mapas o se sabía todas las capitales. No. Lo de viajar a mí me llegó de grande: en otras entradas he dicho que el gusto por viajar lo agarré en una pasantía que hice en Curitiba – Brasil a través de AIESEC. Recién a partir de ahí he intentado conocer lugares nuevos cada vez que el tiempo y el bolsillo me lo permiten. Y ese fue el momento en que comencé a escribir sobre viajes creando mi primer blog (que he eliminado y trasladado las historias hacia acá). Así que podría decir que esto empezó más o menos en septiembre del 2011.

Sin embargo, VL se concretó en noviembre del 2014, cuando el ahogo en mi oficina se hacía insuperable, y las ansias por comenzar mi viaje por el mundo no me dejaban en paz. Pasé horas definiendo el formato, los colores, los espacios de esto, mientras contestaba correos y atendía llamadas. No sé si soy muy eficiente, pero al parecer hacía todo rápido en mi trabajo para poder quedarme con tiempo libre para armar esta plataforma (y para seguir el curso de Egiptología que tomé en Coursera por dos meses).

leer antes de comezar

Con mi familia <3 en Niebla, Valdivia, Chile – Febrero 2015

Encontrarán acá, principalmente, historias simples acerca de los lugares que he ido conociendo, de las personas con las que me voy encontrando, y de las experiencias que voy teniendo. También, algunas entradas en todo de reflexión personal, y otras que son más bien noticias. Tooooooodo esto con la más pura intención de que me acompañen en los viajes, que puedan viajar a través de la lectura, que se animen a hacerlo ustedes y que vean que el mundo es bueno.

Debo aclarar que VL no es una agencia de viajes (aunque de forma particular pueden contactarme si quieren contratarme para organizar sus vacaciones, jeje) y que yo tampoco soy una experta en ellos (estoy lejos de serlo, me faltan miles de kilómetros). Sin embargo espero, con el tiempo, poder compartir por este medio datos y tips para quienes se animen a seguir mis pasos, algo así como información útil y no oficial.

Los dejo, entonces, libres para que naveguen en este sitio: está hecho con amor y mucho tiempo y dedicación. Vayan a lo que les interese, y los invito a comentar sus experiencias o a preguntar si andan en búsqueda de alguna respuesta. ¡Bon voyage!

Ayúdame compartiéndolo
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on Pinterest