¿Qué es eso de AIESEC?

¿Qué es eso de AIESEC?

aiesec chile

Publicación en el diario de San Antonio – Chile (a ver si me encuentran)

AIESEC, formada en 1930, con el fin de crear lazos entre estudiantes de economía de diferentes universidades Europeas, es ahora mucho más que eso. Su nombre es un acrónimo en francés: Association Internationale des Étudiants en Sciences Économiques et Commerciales, que significa “Asociación internacional de estudiantes de ciencias económicas y comerciales”, pero claramente aquel sentido fue cambiando con el pasar de los años. Comenzando con que quienes la conforman pueden ser estudiantes de cualquier carrera de educación superior.

aiesec chile

Promocionando oportunidades de intercambio con Consuelo, compañera y amiga.

Hoy en día, AIESEC es la organización internacional de jóvenes más grande del mundo, reconocida por la ONU, sin fines de lucro, que promueve el liderazgo a través del intercambio laboral y el desarrollo de otras habilidades blandas. Como decía, son jóvenes estudiantes de educación superior o recién graduados -entre 18 y 30 años específicamente-, interesados en temáticas como el liderazgo, el emprendimiento, la multiculturalidad, etc. Su objetivo es generar un impacto positivo en la sociedad.

Muchos decimos que es difícil explicar con palabras qué es eso de AIESEC. Nos refugiamos en algo así como “tienes que vivirlo para comprenderlo”.  Y de verdad cuesta. Esta organización es una mezcla de trabajo duro, compromiso, oportunidades, personas, fiestas, mundos nuevos, experiencias, desarrollo de habilidades, crecimiento personal, y un largo etcétera. Puedo asegurar que ser parte de esto te enseña a enfrentar la vida de otra forma, preparándote para lo que viene, abriéndote los ojos al mundo, y entregándote experiencias de vida única.



aiesec chile

También viajé por Chile participando en un montón de conferencias y seminarios: esto fue en Antofagasta.

Concretamente, AIESEC brinda a los jóvenes 3 tipos de oportunidades: Ser voluntario de la organización en tu país de origen; irte como voluntario a otro país trabajando en colegios u ONGs; e irte como pasante a otro país a trabajar en una empresa. El foco, como dije antes, es siempre generar un impacto positivo en la sociedad, ya sea en tu país o en una empresa/colegio/ONG en el extranjero.

Work Hard.

Si hay algo que los AIESECos sabemos hacer bien es combinar nuestra vida universitaria/laboral, con la vida privada y la vida en la organización. De hecho, yo ahora me moriría si mi vida consistiera en ir de la casa al trabajo y del trabajo a la casa. Perdería todo sentido; no puedo concebirla así; TENGO que estar haciendo otra cosa.
AIESEC funciona como si fuera una empresa (¡pero no lo es!): hay un presidente y un equipo a nivel internacional (en Rotterdam, Países Bajos), luego equipos por regiones del mundo, después equipos a nivel nacional y finalmente equipos a nivel “local” (que pueden ser ciudades o universidades). Dentro de cada comité local, el trabajo también se divide de forma “empresarial”. Y entonces hay un presidente con sus vicepresidentes que están a cargo de un área de trabajo, las que podrían ser, de forma general: Finanzas, Gestión del Talento (RRHH), Intercambios Salientes, Intercambios Entrantes y Marketing. También se arman equipos momentáneos para cubrir necesidades específicas, como por ejemplo, cuando se tiene que hacer el reclutamiento y la selección de nuevos miembros, o cuando hay que realizar un evento o conferencia.

aiesec chile

En mi caso, pertenecí siempre al comité local de AIESEC en Universidad Católica. Ahí, al comienzo, entré al área de Gestión del Talento y estuve la mayor parte del tiempo encargada de la selección de voluntarios. Estando de intercambio en Brasil postulé para ser VP (Vicepresidenta) de esta área, y terminé asumiendo el cargo de VP de Gestión del Talento y de Intercambios Salientes. Paralelamente tomé un cargo a nivel regional para llevar a cabo un proyecto de intercambios en Chile, Argentina y Uruguay. Terminado mi periodo tuve un par de roles menores y para finalizar mi carrera asumí el cargo de Conference Manager de un seminario de inducción para nuevos miembros a nivel metropolitano. Y todas estas cosas pasaron en sólo un poco más de 2 años. Es indiscutible: un año de trabajo en AIESEC equivale a tres años de trabajo en la “realidad”.

aiesec chile

Con este equipo de trabajo logramos levantar un congreso para más de 150 personas. Yo lo lideraba, y fue el desafío más grande que tuve en mi carrera en AIESEC.



 

Mi historia AIESECa.

Tengo una amiga de toda la vida -Valentina- que me estuvo insistiendo más de un año para que me animara a postular. Y recién cuando me vi aburrida en mi casa después de haber terminado la universidad, pensé que podría ser interesante tomar un voluntariado en algún país entretenido.
Como a muchos les pasa, al principio me quedé trabajando en la organización. Es increíble cómo, sin darte cuenta, empiezas a desarrollar habilidades que creías que no tenías, o empiezas a hacer cosas que pensabas que no eras capaz de hacer. En mi caso, por ejemplo, se me quitó el miedo de pararme frente a una plenaria a exponer. Incluso me tocó hablarle a más de 150 personas y ni un pelo se me movió. También, me vi como líder de un equipo, trabajando en pro de ellos y su desarrollo, llevándolos a concretar metas y sueños.

En septiembre 2011, un poco agotada de mi trabajo en Santiago, me embarqué en el primer gran desafío que tomaría en mi vida: me fui a Curitiba, Brasil, a implementar un proyecto educacional en colegios de escasos recursos. Ahora, que veo esto a la distancia, puedo decir que aquellos dos meses me cambiaron la vida.

aiesec chile

Con Elisa y los niños en un paseo por la ciudad

El proyecto se llamaba Waking Life (Despertando a la Vida), y trataba de hacerle ver a los niños que el poder de cambio estaba en sus manos, y que ellos debían ser agentes activos de desarrollo positivo en sus comunidades. Al final, era un espacio de reflexión que intentaba abrirles la mente al mundo, para que pudieran soñar con la certeza de que si se proponían una meta podrían cumplirla.
El trabajo fue intenso pero lindo. Los niños me alegraban los días y yo a ellos. Además, las sesiones las impartía con Elisa, una italiana loca que nunca pudo hablar bien el portugués (yo aprendí a hablarlo a medias en el camino), y entonces para ellos era mucho más motivante y entretenido. La vida les cambió a esos niños cuando dos extranjeras, que hablan otro idioma, que tienen otras costumbres, llegan a su sala de clases a contarles historias, a hacerles juegos con los que después sacaban una enseñanza, a realizar actividades dinámicas y profundas. Ese es el impacto positivo que busca AIESEC.

aiesec chile

La vecindad del condominio Pilarzinho

Por otra parte, estando allá me alojé con un familia típica brasilera (AIESEC te hace todas esas gestiones). Escribo “típica” en cursiva porque lo típico no está en sus integrantes sino en sus costumbres. Dani y su hija Gi me hicieron sentir como parte de la familia y terminé siendo una hermana y una amiga. Incluso, me involucraron en la vida del vecindario -minha querida vizinhança- quienes también me acogieron como una más. Estaré siempre agradecida de todos ellos por la buena onda, el apoyo y el cariño que me brindaron.

Los amigos.

Algo que no olvidaré de mi participación en AIESEC fue la facilidad que tuve de encontrar gente como yo: con mis mismas ideas y sueños. Ni en la universidad ni en mis trabajos conocí gente tan culturalmente diversa como en AIESEC. Compartí y trabajé con personas de todas las clases sociales, de muchas regiones de Chile, y de varios países del mundo. Lo más increíble de todo es que aquella diversidad nunca nos distanció, porque éramos todos parte de una unidad, compartiendo los mismos valores, visiones de vida y objetivos.



aiesec chile

Chile, Colombia e Italia, en Brasil.

AIESEC te da la oportunidad de trabajar codo a codo (o skype a skype) con personas de todas partes del globo. Así, hice amigos que aún mantengo, y puedo decir que tengo casa en un montón de ciudades del mundo.

Entonces, si estás buscando nuevas oportunidades de desarrollo personal o profesional, si tienes ansias de impactar de forma positiva en tu entorno, si quieres tener la experiencia de viajar como voluntario al extranjero, o si quieres hacer amigos de todo el mundo, no dudes en recurrir a esta organización. Yo, al menos, puedo decir que buena parte de lo que soy hoy en día se lo debo a AIESEC.

****

¡Actualización! Como les conté por ahí, en marzo y abril del 2016, estuve haciendo mi segundo voluntariado, esta vez en la capital de Filipinas, Manila. También fue con niños de escasos recursos, pero esta vez ayudándoles con sus materias escolares, algo así como un reforzamiento. Viví en una “trainee house” con dos alemanes, dos vietnamitas, una argentina, una china, una japonesa y un holandés. ¡Fue una experiencia increíble! Acá les comparto un par de fotos.

Aiesec Chile

 Aiesec

Aiesec

Ayúdame compartiéndolo
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest
Comments (35)
  1. Diego Soto Morales marzo 19, 2016
    • La Nico marzo 19, 2016
  2. Vilma marzo 20, 2016
    • La Nico marzo 20, 2016
  3. Ivon enero 7, 2017
    • La Nico enero 8, 2017
    • Macarena mayo 23, 2017
  4. Valeria enero 22, 2017
    • La Nico enero 23, 2017
  5. Fede febrero 8, 2017
    • La Nico febrero 8, 2017
  6. Araceli Celeste febrero 19, 2017
    • La Nico febrero 23, 2017
  7. Mayra marzo 30, 2017
    • La Nico abril 4, 2017
  8. Camila Zapata mayo 17, 2017
  9. Augusto Espinoza julio 4, 2017
    • La Nico julio 7, 2017
  10. virginia conti julio 5, 2017
    • La Nico julio 7, 2017
  11. Isabella julio 19, 2017
    • La Nico julio 19, 2017
  12. Noanne octubre 1, 2017
    • La Nico octubre 2, 2017
  13. flor octubre 12, 2017
    • La Nico octubre 13, 2017
  14. Gabriela noviembre 10, 2017
    • La Nico noviembre 11, 2017
  15. interesada en AIESEC noviembre 27, 2017
    • La Nico noviembre 28, 2017
  16. Mickaela diciembre 5, 2017
    • La Nico enero 5, 2018
  17. Valeria diciembre 31, 2017
    • La Nico enero 5, 2018

Si quieres decir algo, hazlo aquí:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Licencia Creative Commons
Viajando Lento por Nicole Etchart Opitz se distribuye bajo una Licencia Creative Commons Atribución-CompartirIgual 4.0 Internacional.