Viajar con maleta de cabina

Viajar con maleta de cabina
Tu mejor opción para viajes cortos (y largos también)

Hay viajes en los que es necesario andar ligero. Ya sea porque será un viaje largo y movido, y entonces no puedes andar acarreando una tremenda maleta o mochila que entorpecerá tu andar. O al revés: porque quizás tienes un viaje corto en el que no necesitas tantas cosas y piensas ahorrar algunos kilos de equipaje.
Para mí, siempre ha sido difícil tomar la decisión entre si usar mochila o maleta. En mis últimos viajes siempre opté por la mochila porque pienso en la comodidad de llevarla en la espalda y no tener que lidiar con los diferentes escenarios que pudiesen tocarme: subir y bajar escaleras, algún camino de tierra, implicancias del tiempo, etc.



Además, he tenido malas experiencias llevando mi maleta en la bodega del avión. No me van a creer, pero de mis últimos cinco viajes, en tres de ellos mi maleta ha vuelto con algún tipo de daño. De hecho, la primera vez que me pasó no me di cuenta del daño hasta que llegué a la casa y en ese momento ya no había nada que hacer. Aprendizaje importante: apenas recibas tu maleta en la cinta revisa que todo esté en orden, porque si sales del aeropuerto ya no habrá nada que hacer. El protocolo dice que apenas te des cuenta que han dañado tu maleta tienes que avisar dentro del mismo aeropuerto para así conseguir alguna compensación o al menos que te la arreglen. Me pasó en Uruguay, donde nos dimos cuenta que habían roto una de las ruedas y entonces la aerolínea se la dejó para arreglarla y dos días después me la entregaron en el hotel.

Viajar con maleta de cabina

Jugando en el aeropuerto de Santiago

Es por esto (y luego de esta larga introducción) que para los viajes cortos (y también largos) yo ahora recomiendo viajar con maleta de cabina. También conocida como maleta de mano o “carry on”. Su tamaño le permite ir dentro del avión y que la guardes en los compartimentos de arriba. El mejor beneficio de esto, es que la maleta de cabina estará siempre en tu poder y así le puedes dar el cuidado que se merece. ¿Han visto esos videos que muestran la realidad de cómo tratan nuestras maletas en el aeropuerto? ¡Son terribles!

Por eso es que me llegó perfecto la maleta F de Maletas Chile (la misma que ven en la foto). Hace tiempo que quería necesitaba una y creo que después de tantos ires y venires ya era hora de viajar como lo hacen los expertos (jaja).



Les cuento: es una maleta dura de cuatro ruedas. Punto importante 1: se nota heavy la diferencia cuando llevas una maleta de 2 ruedas y luego una de 4. La última se siente mucho más liviana y te da mejor movilidad (la llamada “direccionalidad 360º”). Mide 50 × 35 × 23 cm y pesa 2.8 kilos. A pesar de que es pequeñita, tiene una capacidad para 40 litros, lo que es un montón. Es súper ligera y súper fuerte. Lo que me gusta de esta maleta es el separador interno que tiene, porque hace mucho más fácil el abrirla sin que se te desarme la ropa o lo que lleves dentro.

Insisto en su capacidad: el primer uso que le di fue fue para un viaje de prensa de ocho días al Caribe. Llevé la maleta llena (aunque la mayoría era ropa liviana y delgada) pero cuando volví tuve que guardar todos los regalos que había comprado. Pensé que iba tener que pedirle a mis compañeros de viaje que me guardaran algunas cosas en sus maletas grandes, pero con un poco de habilidad pude compactar todo en mi maleta sin problemas. De verdad fue un viaje super cómodo considerando el tamaño de esta y la facilidad para cargarla (entre hoteles, taxis, mini vans, el ferry, aviones… fue siempre muy cómodo).

Viajar con maleta de cabina

Esperando el ferry hacia Cozumel

El consejo (y la parte aburrida) es fijarse en las nuevas aerolíneas de bajo costo porque hay cobros asociados si es que llevas tu maleta en bodega o en cabina. Por ejemplo, JetSmart no hace diferencia en el cobro por maleta de bodega o maleta de cabina: ambas cuestan lo mismo. En cambio en Sky la maleta de mano viene incluida en el precio del ticket y sólo te cobran si la quieres llevar en bodega. Punto importante 2: no olvides que para subirte al avión no puedes llevar dentro de tu equipaje líquidos o cremas en contenedores de más de 100ml, o elementos inflamables o cortantes. Entonces, ten ojo cuando viajes con tu maleta de cabina porque tendrás que prepararte en este aspecto. Sin embargo, la comodidad vale la pena, lo aseguro.

¿Y ustedes, han viajado sólo con maleta de cabina? ¿Qué tal ha sido su experiencia?
¡Saludos, viajantes!


Ayúdame compartiéndolo
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest

Si quieres decir algo, hazlo aquí:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Licencia Creative Commons
Viajando Lento por Nicole Etchart Opitz se distribuye bajo una Licencia Creative Commons Atribución-CompartirIgual 4.0 Internacional.