Ho Chi Minh City en dos ruedas

Ho Chi Minh City (Saigon) En Dos Ruedas

(Ideas sobre HCMC)

¡Mierda! Ni bien llegué a Ho Chi Minh City y ya me tuve que subir a una moto. Con mis dos mochilotas a cuestas (de unos veinte kilos en total) y mi cara de «qué está pasando aquí«. Llegaba cansada después de un viaje de siete horas desde Phnom Penh, con cruzada de frontera y todo. Ahora me tocaba subirme a la moto de mi amiga Sam, quien me esperaba en la estación de buses para llevarme a la casa de mi otra amiga, Hana, donde pasaría seis noches (aunque mi plan original eran máximo cuatro).

Si estás buscando un itinerario para viajar por Vietnam, el país que más me gustó de todo el sudeste, te invito a revisar esta entrada con información sobre 10 lugares imperdibles.

Ho chi minh

Con Sam y Hana, mis vietnamitas preferidas

¿Estás buscando tours por Ho Chi Minh City? Puedes reservar en este enlace.

HCMC.

Ho Chi Minh City (ex Saigón, aunque la gente aún la llama así) me pareció una ciudad de una locura fascinante. Así como el sombrerero loco de Alicia en el País de las Maravillas, a HCMC le falta una tuerca pero es adorable. La odias y la amas a la vez. A veces no la entiendes y en otras te deja perplejo. Esconde un montón de historias feas pasadas pero siempre te mostrará una sonrisa y te guiñará el ojo.

Aquí la gente vive en dos ruedas. Creo que es la ciudad del mundo con más motos. Y es que esta es la forma más fácil, barata y rápida de moverse por sus calles. Los autos y buses tienen que estar a la orden de ellas porque son ellas las que dirigen el tráfico. En HCMC las reglas de tránsito son solo una sugerencia.
Pero sus ciudadanos están acostumbrados. Desde recién nacidos ya comienzan a montarlas y apenas cumplen la mayoría de edad tratan de adquirir su propia moto para moverse. Si no se puede, siempre está la moto familiar donde se montan dos, tres y hasta cinco personas. Para nosotros puede ser terrible, pero para ellos es normal. Y siempre es fascinante.

Ho chi minh

La familia de Sam

La Comida.

En las calles de Ho Chi Minh City también podrás ver un montón de puestitos de comida que te preparan al momento. Localcitos de comida rápida y tradicional, con sillitas y mesitas diminutas esperan a los comensales y les ofrecen un vaso de té helado (sin azúcar). Aquí no importa si eres rico o pobre, bonito o feo, local o extranjero. Todos comen en estos lugares porque es parte de su tradición.

Lo interesante de descubrir, es que para cierta comida siempre hay un puestito que destaca sobre el resto. Y entonces la gente es capaz de cruzar distritos enteros para ir en busca del mejor arroz quebrado, la mejor leche de soya-menta, o los mejores arrollados primavera fríos.

Además, cada ciudad (o región) es conocida por tener un plato típico, que será muy difícil encontrar en otro lado. Y entonces tienes que estar atento o ponerte a investigar si no quieres perderte todas las delicias que Vietnam tiene para ofrecerte. Respecto a Ho Chi Minh City, la comida típica de acá es el (estoy investigando porque mi memoria me traicionó).

Mi perdición en todo Vietnam fue el Banh Mi y el Nuoc Mia. Y mi plato local preferido fue el Cau Lau de Hoi An. Acá paso a explicarles:
1. Banh Mi: Sándwich de pan baguette relleno con algún tipo de carne y verduras. Normalmente también lleva picante pero puedes decir que no le pongan.
2. Nuoc Mia: Jugo de caña de azúcar. Sí, el mismo que encuentras en Brasil. Recién exprimido y con harto hielo es maravilloso.
3. Cau Lau: Fideos de arroz, gruesos, sin sopa, con verduras verdes y carne de vacuno. La gracia está en la salsa, que por supuesto no sé qué lleva.

Ho chi minh

Haciendo el famoso Banh Mi

La Gente.

La gente en Saigon está apurada pero es amable. Por alguna razón el caos de las motos no les va ni les viene. Yo estuve a punto de tapar a puteadas a más de algún motorista que se nos cruzaba en el camino. Pero ellos no. Ellos no dicen nada ni hacen nada. No levantan los brazos ni fruncen el ceño. Esto fue algo que nunca terminé de entender: un tipo se te cruza en moto y te deja al borde de la muerte pero tú como conductor ni te inmutas, sigues, ya está. ¿Cómo es posible? «Están curados de espanto» diría mi abuelita. En HCMC todo fluye.

Para ponerle cara a estas historias, puedes revisar el álbum de fotos Gente en Vietnam aquí.

Ho Chi Minh

Bonus Track.

Después de un exhaustivo estudio acerca de sus comportamientos, he generado un artículo delirante acerca de la supervivencia en dos ruedas. Te invito a leer los resultados en esta entrada. Les prometo un par de sonrisas.

¡Espero sus comentarios!

Saludos, viajantes.

Ayúdame compartiéndolo
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest
Comments (4)
  1. Vicente agosto 22, 2016
    • La Nico agosto 22, 2016
  2. T. Domínguez mayo 18, 2017
    • La Nico mayo 18, 2017

Si quieres decir algo, hazlo aquí:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Licencia Creative Commons
Viajando Lento por Nicole Etchart Opitz se distribuye bajo una Licencia Creative Commons Atribución-CompartirIgual 4.0 Internacional.