Review Hotel Ibis Obelisco

Hospedaje a precio justo en la ciudad de Buenos Aires

En noviembre de este 2019, visité junto a mi familia la exquisita ciudad de Buenos Aires. Para mí siempre es un agrado volver a ella, y esta vez era un desafío mayor ya que me hice acompañar de mi mamá y mi hermano menor. ¿Por qué digo que era un desafío? Porque no es fácil coordinar los gustos viajeros de tres generaciones diferentes. Así, el concepto de hospedaje debía cumplir con varios requisitos para satisfacernos a todos. Por esta razón llegué al Hotel Ibis Obelisco, de la cadena hotelera multinacional Accor. En esta entrada les contaré mis impresiones.

ibis obelisco
Yo muy casual posando en la entrada del hotel

Ibis Obelisco: ubicación privilegiada

Una de las cosas que yo más valoro al viajar, es que mi hospedaje esté ubicado en un lugar estratégico dentro de la ciudad, para así poder acceder caminando a la mayoría de los puntos turísticos. Porque -según yo- caminar y perderse en las calles es una muy buena forma de conocer un lugar. Y bueno, además, es también la forma más barata.

En ese sentido, el hotel Ibis Obelisco cuenta con una ubicación privilegiada. Está en plena Avenida Corrientes, número 1344, a pasos de la estación de metro (o «subte») Uruguay, y a sólo dos cuadras del monumento Obelisco de la famosa avenida 9 de julio. Algunos de los atractivos turísticos cercanos son la pizzería Güerrín (¡justo al lado!), la calle Florida a siete cuadras, el Teatro Colón a 3 minutos, la Plaza de Mayo junto a la Casa Rosada a 8 minutos, y Puerto Madero a 15 minutos.

Les cuento porque yo visité todos esos lugares caminando desde el hotel, y se puede hacer perfectamente un recorrido de una tarde. Por ejemplo, saliendo a conocer los alrededores, almorzar en Puerto Madero, pasar las horas conociendo la historia de la Plaza de Mayo y luego tomarte un «chocolate con churros» en el Café Tortoni.

ibis obelisco

Recuerda que a cualquier parte que vayas, siempre es importante estar protegido. Compara y elige tu asistencia en viaje aquí.

Comodidad a precio justo

El hotel Ibis Obelisco, además de estar muy bien ubicado, ofrece variadas comodidades a un precio accesible. Siendo un hotel tres estrellas, entrega mucho más de lo que pensarías. Su concepto (que es el concepto de todos los Ibis del mundo) es ofrecer «bienestar a buen precio». Todos cuentan con servicio bilingüe, desayuno buffet por un precio extra desde las 04:00 hasta las 12:00 hrs., wifi gratuito y bueno (¡requerimiento de mi hermano!), y bar 24 hrs.

Especialmente, el Ibis Obelisco ofrece habitaciones luminosas (¡requerimiento de mi mamá!), con aislamiento de sonidos, aire acondicionado, TV con pantalla plana, caja de seguridad y servicio de lavandería. Incluso, tienen la promesa de resolver tus requerimientos en 15 minutos. Es «pet friendly», libre de humo, y con accesos especiales para personas con movilidad reducida (por ejemplo, sus ascensores son espaciosos). También tienen un «business corner» donde puedes usar sus computadores y tienes acceso a fotocopias e impresión.

ibis obelisco
Habitación doble estándar
ibis obelisco
Tremenda vista de la Avenida Corrientes desde la habitación. Si cerrabas la ventana no se escuchaban ruidos.

Los valores del Ibis Obelisco

La habitación estándar con una cama doble, cuesta desde los 55 USD por noche. Si quisieras agregarle el desayuno, tienes que sumar 8.5 USD más por persona. Por supuesto que estos valores dependerán de la fecha que elijas, porque los precios aumentan en temporada alta y de acuerdo al porcentaje de ocupación del hotel.

Si me preguntan, yo les recomiendo sin dudar el incluir el desayuno al momento de hacer la reserva. Este es un buffet variado y muy completo, y con un horario ideal para adaptarse a tus actividades.

ibis obelisco
Habitación estándar de dos camas simples
ibis obelisco
Llegué justo para la noche de Halloween y así me recibieron

Creo que uno de los aspectos más importantes de este hotel, que no mencioné arriba pero que quiero destacar, es su excelente atención. Y eso marca la diferencia con otros hoteles que pude haber visitado antes. Cuando llegué a la recepción y dije «hola, tengo una reserva», el chico me dijo «¿eres Nicole?». Desde ese momento todo empieza a ser más ameno porque «me estaban esperando» y siempre me atendieron con una sonrisa, tanto en el check in, como en el check out, o al momento de pedirles que nos tomaran una foto familiar. Si bien el hotel no es lujoso, mi mamá quedó encantada… y yo con eso me di por pagada.

¡Saludos, viajantes!

Si quieres decir algo, hazlo aquí:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Licencia Creative Commons
Viajando Lento por Nicole Etchart Opitz se distribuye bajo una Licencia Creative Commons Atribución-CompartirIgual 4.0 Internacional.