Caribe mexicano: un sueño hecho realidad

Caribe mexicano: un sueño hecho realidad

Introducción de introducciones

¡Hola! Si estás aquí buscando datos del caribe mexicano, te digo ahora que aquí no hablaré de eso. Para saber de Cancún te invito a leer aquí, y para saber de la Riviera Maya, te invito a leer aquí. Por otra parte, si lo que quieres es saber lo que es Royal Holiday y de qué se trata, puedes leer esta otra entrada. En cambio, si te gusta la lectura de mis reflexiones y experiencias, puedes continuar leyendo hasta el final. De todas formas, los cuatro relatos están conectados, así que te recomiendo leerlos en el orden indicado.

Me di cuenta que en los textos hablo de algunos temas dando por hecho que todos saben a qué me refiero. Así que adelanto mis disculpas y les pido comprensión: tengo una memoria terrible y, a veces, me pongo a hablar de algo que juro que ya lo nombré, pero no.

En relación a esto, les cuento que el viaje a Cancún, Playa del Carmen y Cozumel, por ocho días, que viví a fines de abril del 2018, se debió a un viaje de prensa organizado por Royal Holiday, un club vacacional y cadena de hoteles presente en México y el mundo. Lo que leerán a continuación y en las próximas entradas es mi experiencia en los hoteles y actividades que realizamos, gracias a su invitación. Las opiniones que emito a lo largo de estos textos son mías y nadie me ha obligado (o pagado) por decirlas.

Ahora sí: introducción

No suelo escribir las introducciones de mis textos después de tener el texto listo. Soy de las que parte por el principio y termina por el final, pero esta vez me pasó diferente. Estoy escribiendo esta introducción después de haber completado dos entradas sobre mi experiencia en el Caribe mexicano. ¿Por qué? Porque es primera vez que me cuesta tanto definir la estructura de una serie de post. Me había pasado antes con el viaje a Curicó, en donde cambié dos veces la estructura, publiqué dos textos, y aún tengo pendiente otro que dejé a la mitad (y un video, jaja). A pesar de que me encanta escribir y me “sale fácil”, el relato completo de este viaje a México me resultó extenso, difuso y un poco agotador.



No se imaginan cuántos días traté de avanzar pero en vez de eso retrocedía: partía de nuevo, borraba, leía y releía. Al principio quise hacer cuatro textos cortos, y los fui escribiendo en paralelo. Pero me di cuenta que no, no me daba, porque estaba mezclando los temas y entonces para el lector no iba a ser ni útil ni divertido. Decidí ahí hacer sólo dos textos largos. Y en eso estuve casi un mes, en mis tiempos libres, en las noches, en la oficina. Admito que me distraía y no seguía. Buscaba fotos para recordar la cronología de los hechos. Escuché las grabaciones una y otra vez. Y así fue pasando el tiempo hasta el día de hoy, en que he decidido que no puedo estirar más el chicle y voy a publicar lo que tengo, así como quedó, sin más ediciones, porque si lo vuelvo a leer de seguro retrocederé. Y entonces me puse a escribir esta introducción que ya se me empezó a alargar. ¿El resultado? Tres textos medianos más esta introducción (¡y un video que se viene buenísimo sólo para las redes sociales!).

Se darán cuenta, mientras vayan leyendo, que la experiencia fue increíble en muchos sentidos… un sueño, un sueño hecho realidad. Esto por ningún motivo quiere decir que me moría de ganas de conocer esta parte del mundo. Por el contrario, nunca pensé en ir. Nunca me llamó la atención. Cuando hablo de “un sueño hecho realidad” me refiero a lo espectacular que resultó el viaje, algo que jamás podría vivir -y pagar- en mi “vida real”. Para quienes me siguen en mis redes sociales (si tú no lo haces, pues te invito ahora a seguirme en Facebook, Instagram y Twitter, jaja) habrán notado lo nostálgica que quedé después del viaje. Y es que esos ocho días me revolvieron un poco las ideas que tenía de mi vida, de mi pasado y mi futuro. De ese “despertar” nacieron algunas reflexiones que publiqué en Instagram y de las que también leerán un poco entre estas líneas.

Toca finde largo y estoy como extasiada. Saber que el domingo no tengo que poner la alarma y que tendré un día extra de descanso me alegra de una forma sospechosa. Digo, me gusta mi trabajo (más ahora que me cambié de área) pero la rutina me tiene descompuesta hace años. Entonces los fines de semana largos los recibo con un entusiasmo delirante, jaja. Los amo. Los disfruto. Los espero. No necesariamente para escaparme de Santiago, sino más bien los veo como "tiempo libre para hacer lo que quiera", ya sea quedarme acostada todo el día viendo Netflix o para concretar un día de picnic o para cocinar algo rico 🙋🏻 ¿Saben? A pesar de todas las cosas pencas que están pasando en mi vida (¡uff, si supieran!) soy una persona profundamente feliz. Sé que soy una afortunada y estoy satisfecha con las decisiones que he tomado y cómo he dirigido mi vida ✌🏼Ah, la foto es en Cancún, abril 2018. Estoy terminando esta historia, que espero publicarla en el blog la próxima semana así que ténganme paciencia un rato más, jaja 🌟. : : : : : #cancun2018 #mexicolindo #viajandolento #dreamsdocometrue #nuncadejesdesoñar #achiletb #chileantravelbloggers #chilenosporelmundo #viajamosytelocontamos #modovacaciones #deviaje #visitmexico #igersmexico #iamtb #soyviajera #femaletravelbloggers #glt #presstrip #mexicotravel

A post shared by La Nico – Viajando Lento (@viajandolento) on

Voy a aprovechar esta introducción -que se me sigue alargando- para explicitar que el éxito irremediable del viaje se debió a tres factores que no habrían provocado el mismo efecto si no se hubiesen juntado. El primero de ellos fue, sin duda, la intención de Royal Holiday de que conociéramos sus hoteles y los destinos a nuestro ritmo y siguiendo nuestras pautas (digo, pautas para nuestros medios). Al menos yo nunca me sentí obligada a hacer algo que no quisiera y, al contrario, los planes siempre se adaptaron a nuestros requisitos. Esa flexibilidad por parte de la organización se agradece enormemente. El segundo factor fue la amabilidad, simpatía y entusiasmo de Gabriela del Callejo, gerente de marketing a socios de Royal Holiday, quien fue nuestro guía durante toda la travesía. Gaby se unió al grupo y terminó siendo parte de la familia. Fue la responsable de que todo saliera perfecto (incluso del perfecto final del día extra en Cancún). Por último, el tercer factor fue la conexión y buena onda del grupo de periodistas que participó del viaje: Javiera de Burson, Lizzette de La Tercera, y Jorge y Felipe de Mega. Juntos, con Gaby, fuimos 6 locos paseando por el caribe y disfrutando de esta experiencia inolvidable. La confianza creció y los mexicanos terminaron llamándonos familia. Reímos un montón, cantamos fuerte, bailamos, tomamos, comimos a destajo, y algunos lloramos un poco también. Sin este grupo feliz, probablemente el viaje hubiese tenido otro tono.

Foto del día 2 de este #presstrip junto a @royalholiday 🌈 ¡Lo he pasado increíble! Ayer conocimos un poco de la cultura Maya y estuvimos en #ChichenItza (¡un sueño cumplido!).. terminamos la noche dándolo todo en @cocobongoshow 🎉Hoy partimos a conocer el hotel de #PlayaDelCarmen así que continúen viendo las historias porque ahí estoy mostrando los detalles de este viaje 🇲🇽. . . . . . #viajandolento #dreamsdocometrue #viajedeprensa #mexicolindo #cancun #cancun2018 #culturamaya #wanderlust #girlslovetravel #girlsthatwander #soyviajera #femaletravelbloggers #blogdeviajes #achiletb #chileantravelbloggers #chilenosporelmundo #itravelalone #instapassport #instamexico #instaviajeros #modovacaciones #deviaje #viajandoando

A post shared by La Nico – Viajando Lento (@viajandolento) on

Tengo que decir también -y espero que no suene zalamero- que nada hubiese sido posible para mí si no fuera por la invitación de Burson Marsteller, la agencia de relaciones públicas y comunicaciones que lleva la cuenta de Royal Holiday en Chile. Si bien no soy la bloguera de viajes más leída en el país, que me hayan invitado demuestra que son otros los factores que importan cuando se trata de armar una estrategia de marketing coherente. Este es un cachetazo a todos esos que compran lectores/seguidores o usan tácticas cuestionables para aumentar su engagement y luego esperan que las marcas les crean el cuento (sorry, tenía que decirlo). En mi caso, este es un trabajo que se venía gestando hace tiempo, y que involucró dedicación, tiempo, y ética profesional.

Ya, creo que no tengo nada más que decir por ahora. Los dejo invitados, entonces, a seguir la trilogía de publicaciones restantes que iré destapando durante las próximas semanas.

¡Saludos, viajantes!

Ayúdame compartiéndolo
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest
Comments (2)
  1. ruth julio 5, 2018
    • La Nico julio 6, 2018

Si quieres decir algo, hazlo aquí:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Licencia Creative Commons
Viajando Lento por Nicole Etchart Opitz se distribuye bajo una Licencia Creative Commons Atribución-CompartirIgual 4.0 Internacional.