Cañón de Colca – Un imperdible en Arequipa

Mi experiencia con Etiner en Perú

Durante los primeros días de mayo 2019, gracias a una invitación de JetSMART, pude visitar la ciudad de Arequipa, acompañada de mi colega Fran del blog Pasaporte Sin Destino. Debo confesar que «la ciudad blanca» nunca estuvo en mi lista de lugares por conocer, pero esto era porque realmente nunca había oído hablar de ella. Hoy, que la conozco, puedo decir que es uno de los imperdibles de Perú. SIN DUDA.

El lugar que más llamó mi atención, por lejos, fue el Cañón de Colca, sitio al que llegué con la única expectativa de ver un par de cóndores, pero que terminó superándolas con creces. A este lugar pude ir siendo parte de un tour con los amigos de Etiner.

Aquí les cuento la historia.

Cañón de colca
¿Cuántos cóndores logras ver aquí?

Tour Cañón de Colca

El tour que propone Etiner es con el touroperador Apu Travel & Tour Operator. Comienza a las 3:00 am. Sí, a las 3 de la madrugada, leyeron bien. Dios mío. Con esto uno desde el principio se empieza a arrepentir… «por qué tomé esté tooooour»… Pero les digo, amigos, que hay que ser fuerte, porque todo valdrá la pena.

La van era del tamaño preciso para ir cómodos pero sin mucha gente. La guía, por su parte, se notaba cálida, amable y con muchos conocimientos. Me sorprendió verla tan «despierta» a las 4:00 am cuando nos contaba del itinerario para luego dar paso al viaje, y al sueño.

La primera parada es en el pueblo de Chivay, donde varios tours operadores se detienen a tomar desayuno a eso de las 6:30 hrs. Este era algo sencillo pero completo. La sugerencia aquí es aprovechar de recargarse con té de coca, porque durante el viaje seguirán subiendo en altura.

Recuerda que a cualquier parte que vayas, siempre es importante estar protegido. Compara y elige tu asistencia en viaje aquí.

cañon de colca
No están en la foto, pero había huevos con vienesa, y mermelada para acompañar el pan.

No sé cuánto tiempo después del desayuno, pero ya al menos era de día (probablemente antes de las 8am) nos llevaron a conocer la Plaza de armas de Chivay, en la que vimos el baile tradicional del «wititi» y conocimos su iglesia y su historia.

Con Fran, aprovechamos esta parada para abastecernos de dulces de coca, que nos ayudarían a seguir el camino. Chivay está a un poco más de 3.600 metros sobre el nivel del mar; así que comprenderán que en este lugar ya empiezas a sentir algunos síntomas del mal de altura.

cañon de colca
Artesanos y la iglesia de Chivay.

Desde aquí nos fuimos al esperado cañón. La verdad es que hasta este punto todavía me pesaba el haber tenido que madrugar. En cada trayecto en la van aprovechaba de dormir un poco más, tomar agua, y comerme un dulce de coca. Pero apenas hicimos la parada en el mirador, todo el esfuerzo, todo el sueño, todo el cansancio valió la pena.

Les comparto algunas fotos, aunque ninguna refleja lo increíble del escenario y la piel de gallina que teníamos todos.

Extasiados luego de los avistamientos y una pequeña caminata que se hizo larga debido a la altura, volvimos a la van y nos dirigimos al poblado de Madriga. Aquí compramos algunos souvenirs y conocimos el sancayo, que es el fruto de un cactis de la zona, que en Arequipa y alrededores lo consumen en todos los formatos imaginables.

Luego, fuimos a conocer el pueblo de Maca, en donde vimos más opciones de sancayo y compramos más souvenirs.

cañon de colca
Iglesia de Maca, construida con sillar, obvio.

El almuerzo fue ya de regreso, en la ruta desde Chivay a Arequipa. Deben haber sido como las 13.00 hrs. Ojo que aquí cada uno debe pagar el buffet y los líquidos que consuma, ya que el almuerzo no está incluido en el servicio turístico. Era un buffet variado y con especialidades de la zona. Destacaban la carne de alpaca en diferentes formatos, y una opción de tarta de sancayo para el postre.

cañon de colca
Restaurant turístico «Wititi», en Colca.

La última parada, agotados pero felices por haber comido, fue el mirador de los volcanes, un lugar que no logras imaginarte cuando te lo describen. Y es que está a 4.910 metros de altura (mi récord, jeje) y desde allí puedes ver a lo lejos todos los volcanes que rodean a la región de Arequipa. En este momento, la altura se hizo notar con fuerza. Pero otra vez el esfuerzo valió la pena.

cañon de colca
Panorámica. Lamentablemente no tengo una mejor foto de este lugar.
cañón de colca
Los cóndores posaban para nosotros

Si se entusiasmaron con este relato, y van a visitar pronto la «ciudad blanca del Perú», les recomiendo a ojos cerrados tomar el tour con Etiner. Actualmente (mayo 2019) el full day tiene un valor de 14.200 CLP, e incluye el transporte, guía bilingüe y desayuno. Existe la opción de conocer este lugar pero a través de un trekking de 1 o 2 noches, también con los amigos de Etiner.

¿Conocen Arequipa? ¿Qué otro lugar recomendarían visitar? ¡Cuéntenme en los comentarios!

Saludos, viajantes.

Si quieres decir algo, hazlo aquí:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Licencia Creative Commons
Viajando Lento por Nicole Etchart Opitz se distribuye bajo una Licencia Creative Commons Atribución-CompartirIgual 4.0 Internacional.