Review Hostel La Joya

Dicen que a Valpo o lo amas o lo odias. Dicen que no hay que entenderlo, sino solo quererlo. Pero a mí el puerto principal me provoca sentimientos encontrados. Y entonces siempre regreso a él para darle una nueva oportunidad para que me enamore o me decepcione totalmente. Y no, no pasa. Yo con Valparaíso parece que siempre seré gris.

A pesar de lo anterior, debo ser justa con Valpito. Una de sus gracias es que esconde en sus angostas calles ciertas «joyitas» dignas de visitar. Así que, ante la invitación de La Joya Hostel no pude decir que no. ¿Cómo negarme a una nueva oportunidad para dejarme sorprender por Valparaíso? 

la joya hostel

La Joya Hostel

El hostel La Joya está ubicado en el «plan» de Valparaíso, en un sector estratégico. Su dirección es Pasaje Quillota número 80. Está a un costado del Jumbo, a cuatro cuadras del terminal de buses y a dos del Muelle Barón. Punto a favor uno: es de fácil acceso y se emplaza en una zona poco común y muy céntrica. Queda perfecto para esos viajeros que buscan ubicaciones no-tan-turísticas (¡incluso tiene estacionamiento!).

Es un lugar moderno, con espacios comunes funcionales y que invitan a la interacción entre los huéspedes. La atención en recepción es amable y el check-in expedito. Tiene habitaciones para todos los gustos: compartidas, privadas, dobles, triples y cuádruples. Algo que llamó mi atención es que todas sus habitaciones tienen un segundo piso. Esto hace que se generen dos ambientes, lo que es muy cómodo porque no llegas a sentirte «apretado» por ningún motivo. Punto a favor dos: cada habitación tiene un baño para quienes duermen ahí, incluso las compartidas. No tienes que salir de tu pieza para ir al baño/ducha y te evitas el estar paseándote por el lugar en toalla o similar, cosa que es muy común en la mayoría de los hostales.

la joya hostel
Ahí estaba la gringa muy casual en la azotea de La Joya, mirando el Cerro Barón

Por fortuna, en mi estancia compartí habitación con Andrea de todayinchile.cl, Fran de pasaportesindestino.net y Cami de traslashuellasdelmundo.com . Así que más cómoda no pude estar. Las chicas se portaron excelente y pudimos ordenarnos en el uso de los espacios sin problemas.

Punto a favor tres: el hostel La Joya tiene una cocina completamente equipada y dispuesta para el uso de los huéspedes. Puedes cocinar tus propias comidas y así ahorrar unos pesos más. Esto es una muy buena opción para los que están viajando en modo low cost. Y bueno, para los que no quieren cocinar, en las cercanías del lugar hay un montón de opciones para comer rico y barato (incluyendo el mall más grande de la ciudad).

Si eres de los que necesita tomar aire, te cuento que La Joya también cuenta con una terraza en la azotea donde puedes ver parte del Cerro Barón y acceder a un quincho para hacer asados. Cuenta con sillas y mesas para pasar un buen rato con amigos viendo el atardecer.

la joya hostel
Este es el comedor, no la cocina, ah 🙂

La joya es un 3 en 1

Cuando viajo, siempre busco hospedajes que tengan algún plus, algún extra, algo que no sea sólo un espacio para dormir. Por ejemplo, el que ofrezcan desayuno para mí es un desde. Siempre, pero siempre, voy a buscar un lugar que tenga desayuno incluido. Por supuesto que La Joya lo tiene. Punto a favor cuatro: un desayuno completo y rico, con algunas variaciones día a día.

Pero los extras de La Joya no se limitan sólo al desayuno y la cocina. Algo que llamó mucho mi atención y que, sin duda, le agrega un valor insuperable ante su competencia, es el acceso interconectado desde el hostel hacia un restaurante y un espacio de coworking. Serían el punto a favor 5 y 6, jaja. Aquí les cuento más detalles.

La Joya Cantina y Sánguches

Un lugar de 3 pisos donde puedes comer y tomarte un trago con vista al Cerro Barón es La Joya Cantina y Sánguches. El espacio es cálido y el ambiente muy acogedor. La carta es variada pero justa, y su coctelería es exquisita. Además, todos los sábados en el tercer piso hay shows y música en vivo. ¿Qué más se puede pedir? Ah, sí, incluso sirven almuerzo en modo «menú ejecutivo» de lunes a viernes a sólo 5.990 clp.

la joya hostel
Segundo piso del restaurante, que además es el lugar del desayuno

En mi estancia en La Joya Hostel, visité dos veces la sanguchería. La primera noche pedí el sándwich «Aprietadita», que consta de un blend de prieta artesanal y carne de res, cebolla caramelizada, queso mozzarella, chancho en piedra, papas hilo y mayonesa casera. La acompañé de una cerveza (¡obvio!), y les aclaro a los glotones que todos los sánguches y burguers están acompañadas de una porción de papas fritas (a no ser que pidas la opción vegetariana, que viene con verduras salteadas).

La segunda noche, con las «travel amigas» probamos la «Chorrillana Barón» que debo decir que es una de las mejores chorrillanas que he probado en mucho tiempo. Tenía una base de 600 gramos de papas fritas, carne mechada de plateada, pinchos de choricillo, cebolla caramelizada y huevos fritos. La compañía esta vez fue una copa de sangría que también estaba muy buena.

Cabe destacar que no es necesario ser huésped del hostel para acceder al restaurante. Sin embargo, si te estás hospedando ahí recibirás un 15% de descuento en el total de tu boleta.

Paralelo Cowork Space

Junto al hostel y al restaurante está Paralelo, un espacio de cowork que, al parecer, es el único de la ciudad. Me encantó lo moderno y bien equipado de este lugar, especial para recibir tanto a viajeros que necesitan un lugar para trabajar, como a ejecutivos o emprendedores de la zona que buscan una sala de conferencias, un espacio de reunión o simplemente las comodidades de una oficina.

Paralelo ofrece planes y servicios que propician el emprendimiento y el cambio. Puedes pagar mensualmente una «silla» y así acceder tanto a los espacios individuales, como a los comunes (en las fotos entenderán a qué me refiero). Cuentan también con planes de arriendo de oficinas privadas, salas de reunión, cabinas telefónicas, videoconferencia, etc. Tienen lockers, internet de alta velocidad, un circuito cerrado de seguridad, servicio de impresiones, librería y hasta un bike rental y una lavandería.

La «trilogía» de La Joya lo tiene todo. Si eres de esos viajeros que busca comodidad y diferentes servicios, pagando un precio justo, esta es una de las mejores opciones en Valparaíso y sus alrededores. Yo lo recomiendo totalmente.

¿Lo conocen? ¿Han estado en un lugar así? ¿Cuáles son las comodidades que buscan cuando escogen un hospedaje?
¡Cuéntenme en los comentarios! ¡Saludos, viajantes!

Si quieres decir algo, hazlo aquí:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Licencia Creative Commons
Viajando Lento por Nicole Etchart Opitz se distribuye bajo una Licencia Creative Commons Atribución-CompartirIgual 4.0 Internacional.