La primera aventura: Cusco, Perú (Parte II)

Disclaimer: Mi relato acerca de Cusco está dividido en 3 partes. Esta es la segunda, que habla del Valle Sagrado (Moray y las Salineras de Maras) y Ollantaytambo. La primera parte abarca el comienzo, el viaje, y la ciudad de Cusco. Y la tercera parte habla de Aguas Calientes y Machu Picchu. También hay una parte “bonus” que entrega un itinerario, tips, y detalles de los gastos.

Cusco, Perú: Mi primer viaje sola (parte II)

Valle Sagrado.


El día que partía mi aventura en solitario hacia el Valle Sagrado, mi nueva amiga holandesa, Saskia, mientras tomábamos desayuno, cambió sus planes y decidió acompañarme. Fue excelente. Si hay algo que me gustó de viajar sola es que puedes cambiar de planes a último minuto y no importa.
Claramente, la forma más barata de hacer todo el recorrido era olvidar que somos turistas y actuar como lo harían los habitantes del lugar, los locales. Así que tomamos una van que funcionaba como una micro-combi-ómnibus, que partía llena de gente en Cusco para luego ir dejando pasajeros en el camino hasta Urubamba. Cuando ya estábamos en pleno viaje sospechamos que era algo medio ilegal, porque sin avisar el chofer tomó una ruta alternativa, más peligrosa pero más bonita. Al parecer había policías haciendo control de tránsito en la carretera principal. Los otros pasajeros notaron en seguida que éramos turistas y nos ayudaron un montón, dándonos indicaciones de dónde bajar y cómo negociar el próximo destino.

Nos bajamos en la mitad de la nada, en un paradero en la carretera. En minutos me vi negociando con taxistas para que nos hicieran un «tour privado» por Moray y las Salineras de Maras. Fue perfecto porque el taxista nos dio todo el tiempo del mundo para recorrer a nuestro ritmo cada uno de los lugares, todo por un precio mucho más razonable que lo que cobraría una agencia de viajes. Este dato lo había leído por ahí, probablemente en otro blog de viajes. No es que a mí se me ocurra siempre andar negociando, no es mi estilo, pero he aprendido que en los viajes HAY que hacerlo.

Moray - Cusco - Perú

Moray – Cusco – Perú

La primera parada fue Moray, un sitio arqueológico donde se supone que los incas hacían «experimentos» agrícolas. Creo que tenían que ver con el riego de los cultivos, más que nada por la forma del lugar (tipo andenes o terrazas).
En mis primeros planes no tenía contemplado el Valle Sagrado, por lo que ir a Moray fue una de las mejores decisiones que tomé durante el viaje. Es definitivamente un  lugar mágico, lleno de energías, e increíblemente lindo. No pueden ir a Cusco sin pasar por aquí. Lamentablemente, las fotos que tengo no logran transmitir todo lo que sentí en ese lugar.

Después, el taxista nos llevó a las Salineras de Maras, otro lugar que no tenía en mi primera lista y que me habría arrepentido de no visitar luego de saber de su existencia. Dicen que lugares como este hay sólo 8 en el mundo. Está compuesto como por 3000 piscinas en donde se junta el agua salada de un pequeño arroyo. Al evaporarse el agua, la sal queda ahí, esperando para ser barrida por los recolectores y guardada en sacos. Por todo el lugar te venden recuerdos de esta sal en varios formatos: pura, más molida, menos molida, mezclada con especias, con propiedades curativas, etc.

Salineras de Maras - Cusco - Perú

Salineras de Maras – Cusco – Perú

Apenas llegamos a las Salineras pasamos a un restaurant que está a un costado e hicimos el pedido del almuerzo. Calculamos cuánto nos íbamos a demorar y acordamos con la vendedora que a cierta hora estuviera todo listo. Fue un GRAN consejo que nos dio el taxista (que al parecer ya era experimentado en esto). Así que apenas terminamos el recorrido pudimos sentarnos a descansar y almorzar tranquilas. Cabe destacar aquí que la gente de por ahí es súper dúper amable, y entonces todo se hace más fácil.

Ya de vuelta en ruta, el taxista nos dejó en la parada y tomamos un segundo bus camino a Urubamba, ciudad capital de la provincia de Urubamba (que es la que comprende a Maras, Ollantaytambo, Machu Picchu, y otros poblados), llamada así por el río que cruza todo el valle. Aquí sólo hicimos cambio de bus para tomar otro que nos dejaría, al fin, en el precioso poblado de Ollantaytambo.

Ollantaytambo.


La primera vez que supe de este lugar fue por mi amigo Juanma, quien ya había hecho el viajecito y entonces me recomendaba mucho visitarlo, incluso, tratar que quedarme al menos una noche ahí, no como la mayoría de los turistas que sólo están de paso ya que es parte del camino a Machu Picchu.

Saskia en las ruinas de Pinkuylluna - Ollantaytambo - Parú

Saskia en las ruinas de Pinkuylluna – Ollantaytambo – Perú

Con Saskia llegamos cuando ya estaba a punto de anochecer, y entonces sólo nos dedicamos a buscar un lugar para alojar, y después para comer. Tuvimos suerte ya que al segundo intento encontramos un hostal cómodo, bonito, barato y con buen desayuno (el dato exacto está en el posteo de los tips). Después de eso salimos a caminar. Ollantaytambo de noche tiene una mística súper especial. No sé si fue el sonido del río, el aire o la majestuosidad de las montañas que la rodean.

Templo del Sol - Ollantaytambo - Perú

Templo del Sol – Ollantaytambo – Perú

Al día siguiente fuimos a las ruinas de Ollanta, que es como ir a Machu Picchu pero más chico. Primero está el Templo, un lugar precioso, grande y bien cuidado, donde está el famoso Templo del Sol (foto) que son un conjunto de piedras gigantes, que te dejan atónito pensando en cómo hicieron los incas para lograr aquello. Después, está Pinkuylluna, unas ruinas que servían de acopio y almacenamiento de alimentos. Mucho más pequeño, en medio de las montañas, sin ningún resguardo ni cuidado.
Si quieren «prepararse» físicamente para ir a Machu Picchu, sin duda tienen que pasar por aquí.

Al terminar el día, agotadísima y después haber tomado litros de agua, acompañé a Saskia al terminal de buses para volver a Cusco, y yo caminé hasta la estación de trenes a tomar el PerúRail que me llevaría a Aguas Calientes, la ciudad que alberga a las famosas ruinas de Machu Picchu.

Tren Perú Rail - Ollantaytambo - Perú

Tren Perú Rail – Ollantaytambo – Perú

CONTINUARÁ… Lee la tercera parte del relato aquí.
(también leer datos útiles de mi itinerario, tips y gastos de todo el viaje aquí)

¡Saludos, viajeros!

Ayúdame compartiéndolo
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest
Comments (5)
  1. Yannina julio 25, 2016
    • La Nico julio 26, 2016
      • Gabriel A Meis noviembre 21, 2016
        • La Nico marzo 24, 2017
  2. Gloria abril 18, 2017

Si quieres decir algo, hazlo aquí:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Licencia Creative Commons
Viajando Lento por Nicole Etchart Opitz se distribuye bajo una Licencia Creative Commons Atribución-CompartirIgual 4.0 Internacional.